EUIAO (1)


En Arquypiélago estamos interesados en la originalidad “en cualquier forma que se de”. Una de esas formas es la que tiene que ver con el origen, o sea, nuestro origen.

Junto al carácter folclórico y populista que ha tenido la palabra Tagoror en los últimos años, queremos destacar su valor en Canarias como referente original de participación colectiva. Si en otros tiempos todos los barrios de la ciudad se dotaron de instalaciones deportivas y centros cívicos, la evolución de la democracia invita ahora a profundizar en nuevas mejoras también relacionadas con los barrios.

Nuestra propuesta consiste en dotar a todos los barrios con un TAGOROR, esto es, un espacio apropiado para debatir, parlamentar, hablar. La reciente creación de los Consejos de Participación Ciudadana o las Juntas de Distrito, debe completarse con la habilitación de una Red de Tagorores reconocibles y reconocidos por todos/as: Instituciones Públicas, técnicos y ciudadanos/as.

Aprovechamos para felicitar al Cabildo de Gran Canaria porque hoy mismo ha presentado el Programa Europeo ‘Tagoror’ en el que participarán el próximo 9 de enero 60 jóvenes de varias comunidades españolas. Sin duda este es un buen ejemplo de impulso de esta palabra y sobre todo del espíritu que contiene.

(WIKIPEDIA) La palabra Tagoror en bereber significa "recinto circular de piedras" o "lugar de reunión". Era el lugar, cercano al poblado guanche, donde se reunían los ancianos y dirigentes de la comunidad para tomar decisiones que afectaban a su pueblo. Estas reuniones podían tener carácter religioso o judicial.
El Tagoror tenía forma circular y estaba constituido por grandes piedras planas que hacían de asiento distribuidas en el interior del círculo formado también por piedras o lajas de gran tamaño, a veces, semienterradas, que delimitaban el espacio. Estaba dirigido por un Guadameñe o sumo sacerdote.