sábado, 21 de mayo de 2011

LAS CIUDADES ESDRÚJULAS (4)


“el jinete destruye y funda con violento fragor dilatados reinos, pero sus destrucciones y fundaciones son ilusorias. Su obra es efímera como él. Del labrador procede la palabra cultura, de las ciudades la palabra civilización, pero el jinete es una tempestad que se pierde” (J.L.Borges)

Las ciudades esdrújulas tienen necesariamente que ser habitadas por una ciudadanía también esdrújula. Una corriente de pensamiento que recorre el Magreb y se adentra en la Península Ibérica vuelve a reivindicar el espíritu del tercer estado: el pueblo. Varias veces en el siglo XX se truncó la suerte de los/as jinetes de la historia: la de los/as Anarquistas en la España de 1936; la del Tercer Mundo de los países no alineados o la del mayo del 1968.

Nuevamente la ciudadanía esdrújula ha decidido tomar la plaza y reivindicarse como parte viva de la sociedad. Seguramente en este siglo XXI asistiremos a nuevas cabalgatas de Quijotes y Sanchos en pos de mundos soñados, ideales, eternos. En esta ocasión el protagonismo es de los/as jóvenes, de las Redes Sociales de Internet, de la proximidad de unas elecciones. Bienvenida sea esta forma de decir que estamos vivos/as y que nos sigue moviendo el motor de la ilusión… por la igualdad, por la libertad. Los/as jinetes son ya conscientes de lo efímero de sus conquistas. En toda España, plazas llenas de gente… por unas horas… por unos días… días en los que el pueblo llano se transforma en pueblo esdrújulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario